¿ Sabes que es un remate bancario?

Un remate hipotecario es cuando una institución financiera o banco vende los derechos de una hipoteca a un tercero, debido a que su primer acreditado no le pagó en tiempo y forma. La razón de su precio tan bajo es algo simple: a la institución financiera le interesa recuperar el dinero del crédito, no el inmueble. Como el primer acreditado ya pagó una parte de la vivienda, en su mayoría intereses, ahora queda recuperar el capital.

 

Parece que adquirir una propiedad bajo este modelo es un riesgo, lo cierto es que podría ser una compra de ensueño. Te contaremos un poco más sobre el proceso.

 

Los remates bancarios se clasifican en dos tipos:


Litigiosos

La propiedad se encuentran entre la demanda y la preparación del remate, trámite conocido como cesión de derechos litigiosos. En los remates litigiosos se compra el crédito que existe a favor del banco, la garantía hipotecaria y el juicio que se ventila en contra del deudor, algo muy importante de saber es que no se compra la propiedad en concreto. Estas operaciones se llevan a cabo ante notario público o en el juzgado.


Es importante considerar que también se deberán cubrir los gastos del litigio, así como los abogados y notarios que participen, sin olvidar las deudas pendientes de los servicios. Además, será imposible visitar la propiedad y conocer sus condiciones, debido a que aún podría estar ocupada por el deudor.


Adjudicados

Una propiedad adjudicada es aquella que ya ha sido liberada de todo juicio, facilitando su compra y posesión. En la mayoría de los casos, las instituciones hipotecarias, los despachos jurídicos o las empresas inmobiliarias, inician todo acto legal para obtener los derechos y, posteriormente, ponen el inmueble a la venta a un precio accesible.


Expertos recomiendan que, antes de hacer una compra, se verifique el estado actual de la vivienda para averiguar si realmente está liberada.

64 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo